Accesibilidad

El objetivo fundamental es mejorar el acceso al agua potable de la población que se desplaza por los entornos urbanos, tanto en los barrios históricos como en aquellos otros de más reciente creación que puedan situarse en espacios periféricos de la urbe. Hay que señalar que, históricamente, entre las principales competencias de los gobiernos locales se sitúa el abastecer y velar por la calidad de las aguas para el consumo humano, llevando a cabo las infraestructuras necesarias para garantizarlo, reglamentando las condiciones de uso para evitar los abusos y perjuicios que pudiera causar una parte de la sociedad sobre otra. Consecuentemente, la gestión eficiente de este recurso redunda en una mayor calidad de vida, en la percepción positiva del paisaje urbano y, en definitiva, en la buena imagen de sus gestores.

La revisión de la red de fuentes públicas sigue también las recomendaciones de los Servicios de Salud Pública, que instan a favorecer la hidratación de la población a lo largo de todo el año, especialmente en los meses de verano cuando personas mayores y niños sufren con intensidad la falta de agua a pesar de no percibir síntoma alguno. Al mismo tiempo, y acompañando los mismos fines que en la fase primera, también se consigue evitar la ingesta de productos químicos derivados de la contaminación cruzada de los envases y el abuso de bebidas edulcoradas. Un fin que a su vez favorece la disminución de los residuos sólidos urbanos y la conservación de la calidad ambiental. Por otra parte, un adecuado abastecimiento público de agua potable favorece el desarrollo de otras iniciativas que pretenden mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de una movilidad urbana más saludable y ecológica.

Para ello se recopilará y analizará información sobre la localización y estado de conservación de las fuentes de agua potable existentes para redistribuir y/o ampliar el número de surtidores en la ciudad. Se atenderá especialmente a los movimientos que realizan peatones, ciclistas y usuarios del transporte público urbano e interurbano, de quienes desarrollan actividades de ocio y recreo en parques, jardines, plazas y calles así como de usuarios de instalaciones culturales y deportivas. Al mismo tiempo, se prestará atención a los lugares en los que la disposición de dichos elementos urbanos puede ayudar a la comunidad social más desfavorecida y con problemas de acceso al agua potable, dando así un servicio social más a la población por parte de la Administración.

Otras experiencias

Iniciativas para mejorar el acceso al agua de grifo en diversas ciudades

A nivel internacional son numerosos los casos en el que gobiernos municipales están llevando a cabo iniciativas para recuperar las fuentes públicas de agua potable, siempre con el objeto de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de la hidratación de las personas, el menor consumo de bebidas edulcoradas, la disminución de los residuos sólidos urbanos generados o el descenso en la ingesta de químicos derivados de la contaminación cruzada en la reutilización de botellas de agua de un solo uso.

Desde mediados del siglo pasado el número de fuentes públicas en las ciudades se ha venido reduciendo por varias causas, entre las que se encuentran el vandalismo, las pérdidas de agua por falta de mantenimiento del surtidor, difusión de gérmenes a causa de grifos con mal funcionamiento, etc. Sin embargo, una vez solventados estos asuntos con nuevos diseños y materiales, en la última década se observa que en ciudades de Estados Unidos, Canadá, Francia, Australia, etc., la tendencia ha cambiado por iniciativa de las propias corporaciones locales o por la demanda de colectivos sociales. Algunos de los ejemplos que se señalan a continuación muestran proyectos llevados a cabo para incrementar el número de puntos de abastecimiento de agua potable en ciudades de distintos continentes.

Barcelona

La ciudad conserva una estrecha relación con las fuentes de agua pública en sus calles, llegando a tener hoy en día 1.645 fuentes distribuidas por toda la ciudad. Para su difusión, el ayuntamiento ha creado una aplicación móvil, Fontsbcn, donde se localizan cada una de estas fuentes.

Málaga

Venía siendo la capital andaluza con menor número de fuentes por habitante, 32 para toda la ciudad, por lo que recientemente el ayuntamiento y EMASA, la empresa pública que gestiona el abastecimiento de aguas, han llevado a cabo un plan para aumentar el número de grifos al tiempo que se realiza un proceso de participación pública en la elección del modelo a implantar.

Madrid

El Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha recuperado en el último año 528 fuentes, a las que se sumarán 180 más. La ubicación de las mismas está siendo llevada a consenso con las Juntas Municipales de Distrito.

Miami

En diversos parques de la ciudad se instalaron fuentes con mensajes que ofrecían datos sobre la cantidad de plástico desechado por el consumo de agua y demás bebidas embotelladas.

Quevéc

En la región canadiense de Québec, la Association pour la Santé Publique du Québec ha elaborado un documento para que los municipios de la región que quieran acogerse a ésta iniciativa, reciban asesoramiento sobre el procedimiento a seguir así como una guía de buenas prácticas de casos realizados en otras localidades, tales como Longueuil, Sain-Basile-Grand o Montreal.

San Francisco

Desde 2010 el gobierno local lleva instalando estaciones de recarga de agua en calles (Global Tap) y escuelas para botellas reutilizables (Hetch Hetchy). En el primer caso, el objetivo fundamental es facilitar la conservación de los recursos naturales y reducir los residuos sólidos procedentes de las botellas de uso único. A parte de éstos objetivos, en el segundo caso la intención es la de reducir también el consumo de bebidas azucaradas entre los jóvenes.

New York

Con la intención de aumentar el número de usuarios y de fuentes en la ciudad, el gobierno local ha creado una aplicación móvil con la localización de sus fuentes, al tiempo que, en colaboración con Pilot Projets, empresa fundada en la creencia de que pequeñas cosas bien diseñadas pueden catalizar grandes cambios sistemáticos, está llevando a cabo un concurso de diseño de fuentes que aumente la involucración de la sociedad a través de la participación pública en la toma de decisiones.

Por otra parte, se puso en marcha el programa NYC on the Go, consistente en crear nuevas fuentes de agua potable a partir de conexiones con las bocas de incendio durante los meses de verano.

Edmonton

Vecinos de la ciudad de Edmonton, Canadá, han  costeado la instalación de fuentes junto a los centros de servicios comunitarios a personas sin hogar para permitir que éstos pudieran tener un acceso fácil y suficiente al agua potable.

Melbourne

The Victoria Health Promotion Foundation (ViHealth), en colaboración con el gobierno local de Melbourne, Australia, han instalado 60 fuentes en la ciudad para que la población pueda rellenar sus botellas reutilizables, atendiendo especialmente a los lugares en los que las personas realizan sus actividades físicas, de ocio, recreo o simplemente donde hay una alta concentración de peatones.

Vancouver

La Junta de Parques de la ciudad de Vancouver, dirigida por el comisario Michael Wiebe, planteó en el año 2015 no renovar la concesión de las máquinas expendedoras de bebidas embotelladas, al tiempo que solicitaba al gobierno local aumentar el número de fuentes públicas en sus espacios. Esta iniciativa daba continuidad a la adaptada en 2009  en relación con los edificios de  la Administración local.

París

La empresa pública Eau de Paris, ha elegido una gestión dinámica y responsable del agua orientada hacia la promoción del desarrollo sostenible, con la intención también de ayudar a modernizar la ciudad y hacerla más coherente con los preceptos medioambientales actuales. Es por ello que Eau de Paris se ha comprometido a aumentar la presencia de agua en la ciudad, a pesar de contar en el año 2006 con 1.200 bebederos en servicio.

Entre las iniciativas que acompañan a este plan destacan: la permanencia de fuentes públicas abierta incluso en los meses invernales (tradicionalmente se venían cerrando para evitar la ruptura de sus cañerías por congelación), favoreciendo así el acceso a personas con menos recursos; segundo, la colocación en cada fuente de información referente a origen del agua, su composición y un “contrato de confianza” con los ciudadanos que aboga por el uso responsable del agua y de su fuente.

E-mail: info@progrifo.org

Dirección: Dr. González Caraballo 1. Edif. Porta Sevilla. Módulo 138. CP: 41020. Sevilla.

Telf.: 955 40 85 06